Blog

¿Cuáles son mis derechos al pedir un préstamo personal?

Como os adelantamos en nuestro artículo dedicado a financiar los gastos navideños, muchos consumidores optarán por pedir un préstamo personal para aliviar el impacto económico de la temporada de compras de Navidad.

Entre estos préstamos personales están los denominados créditos al consumo, destinados a financiar gastos más elevados.

La Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo, se aplica a los contratos en que un prestamista concede o se compromete a conceder a un consumidor un crédito bajo la forma de pago aplazado, préstamo, apertura de crédito o cualquier medio equivalente de financiación, para satisfacer necesidades personales al margen de su actividad empresarial o profesional y cuyo importe sea superior a 200 euros.

Con la finalidad de mejorar la información de los consumidores, la Ley incide en las actuaciones previas a la contratación del crédito.

Información y actuaciones previas a la celebración del contrato de crédito:

1.- Información básica que debe figurar en la publicidad.

Esta información básica especificará de forma clara, concisa y destacada mediante un ejemplo representativo, los siguientes elementos:

a) El tipo deudor fijo o variable, así como los recargos incluidos en el coste total del crédito para el consumidor.
b) El importe total del crédito
c) La tasa anual equivalente (TAE)
d) En su caso, la duración del contrato de crédito.
e) En el caso de los créditos en forma de pago aplazado de un bien o servicio en particular, el precio al contado y el importe de los posibles anticipos.
f) En su caso, el importe total adeudado por el consumidor y el importe de los pagos a plazos.

2.- Información previa al contrato.

El prestamista nos deberá facilitar de forma gratuita, con la debida antelación, antes de que el consumidor asuma cualquier obligación, las condiciones del crédito y la información necesaria para comparar las diversas ofertas.

Todo ello, con la finalidad de poder optar por la oferta que más nos convenga.

Especial interés reviste la obligación del prestamista de evaluar la solvencia del consumidor.

En el caso de ser denegada nuestra solicitud en base a dicha consulta, el consumidor tiene derecho a ser informado de forma inmediata y gratuita de los resultados de la misma.

3.- Oferta vinculante.

Igualmente, con anterioridad a la celebración del contrato crediticio, el consumidor, si lo solicita, deberá recibir un documento donde consten todas las condiciones del crédito.

4.- Asistencia al consumidor previa al contrato.

También en fase precontractual, los prestamistas tienen la obligación de:

– Explicar al consumidor de forma personalizada las características de los productos propuestos, para que puedan evaluar si el contrato de crédito se ajusta a sus intereses, necesidades y situación financiera.
– Explicar la información precontractual correspondiente.
– Advertir de los riesgos en caso de impago o endeudamiento excesivo.

¿Qué ocurre si se incumple este deber de información?

El incumplimiento de los requisitos relativos a la información previa y al suministro de la misma, dará lugar a la anulabilidad del contrato. En caso de que se mantenga la eficacia del contrato, éste se integrará conforme a lo previsto en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.

Forma y contenido de los contratos de créditos al consumo:

Deberán constar por escrito en papel o en otro soporte duradero y se redactarán con una letra que resulte legible y con un contraste de impresión adecuado.

Todas las partes contratantes recibirán un ejemplar del contrato de crédito.

Además de las condiciones esenciales del contrato, el documento deberá especificar, de forma clara y concisa, los datos a que se refiere el artículo 16 de la Ley.

Derechos de los consumidores durante el contrato:

1.- Poner fin a un contrato de duración indefinida.

En cualquier momento, el consumidor podrá poner fin gratuitamente a un contrato de duración indefinida, salvo que se haya estipulado un plazo de notificación.

El plazo de preaviso no podrá exceder de un mes.

2.- Desistimiento.

En un plazo de 14 días naturales, el consumidor podrá desistir del mismo, comunicándolo al prestamista, sin necesidad de indicar los motivos y sin penalización alguna.

El plazo para ejercer el derecho de desistimiento se iniciará en la fecha de suscripción del contrato de crédito o bien, si fuera posterior, en la fecha en que el consumidor reciba las condiciones contractuales y la información recogida en el artículo 16.

A partir de ahí, el consumidor deberá abonar al prestamista el capital y el interés acumulado, dentro de los treinta días naturales a la notificación de desistimiento.

El desistimiento conlleva también el de los servicios accesorios que se hayan contratado. Por ejemplo, si se han contratado seguros, el consumidor tendrá derecho al extorno (devolución) de la prima de los seguros.

3.- Derecho de reembolso anticipado.

Asimismo, podremos cancelar total o parcialmente el préstamo en cualquier momento.

El préstamo personal podrá cancelarse anticipadamente aunque tiene unos costes de cancelación. Sobre esta cuestión hablaremos en otro artículo.

Régimen sancionador:

Si bien el régimen sancionador previsto en la Ley tiene por objeto garantizar su aplicación, con el fin de promover unas prácticas responsables en la fase previa al contrato, se incide con especial énfasis en el cumplimiento de las obligaciones relativas a la información precontractual y de evaluación de la solvencia del consumidor.

Si has decido pedir un préstamo personal, es muy importante valorar nuestra situación económica y las características y condiciones de este producto financiero.

Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos detalladamente sobre la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

Call Now Button