Categoría: Valores Santander

¿Invertiste en Valores Santander y no te informaron de que era un producto de alto riesgo?

Así ha calificado los Valores Santander nuestro Tribunal Supremo y la Comisión Nacional de Valores:

Producto complejo y arriesgado, no adecuado para clientes sin conocimientos financieros.

Las resoluciones de nuestro Tribunales, en materia de reclamación de Valores Santander, están dando la razón a los consumidores.

Te interesará conocer las alegaciones clave para reclamar la indemnización de los daños sufridos por tu inversión en Valores Santander.

No te conformes con lo que te ofrece el banco, todavía estás a tiempo de pedir una indemnización por daños y perjuicios. 

 

¿Cuáles son las alegaciones clave para reclamar con éxito los perjuicios derivados de tu inversión?

Analizamos a continuacion las 3 Alegaciones clave para reclamar con éxtio los Valores Santander:

1.- Ausencia de asesoramiento financiero.

Te explicamos en que consiste el asesoramiento financiero y las obligaciones que implican dicho asesoramiento.

La propia entidad financiera fue la que ofreció y recomendó a los clientes la suscripción de Valores Santander.

Esta forma de actuación evidencia que el banco realizó un servicio de asesoramiento financiero.

El Tribunal Supremo ha declarado reiteradamente (SSTS 29-12-2015, 16-09-2015, 20-01-2014, entre otras) que “los ofrecimientos mediante contrato directo con el cliente constituyen un servicio de asesoramiento financiero”

Es decir, para que haya una relación de asesoramiento financiero basta con que la iniciativa de contratar parta de la empresa de inversión, en nuestro caso el Banco de Santander.

Este servicio de asesoramiento financiero implica cumplir con los rigurosos deberes de información al cliente minorista, según la Ley del Mercado de Valores (LMV).

Sin embargo, son reiteradas las resoluciones judiciales que estiman que el banco no realizó un adecuado asesoramiento financiero a los clientes que contrataron Valores Santander.

El incumplimiento de los deberes de información derivados del servicio de asesoramiento financiero permite exigir la indemnización de los perjuicios causados por la contratación de este producto complejo.

 

Concretamente el Tribunal Supremo en Sentencia 3247/2017 de 13 de septiembre de 2017 ha señalado:

 

 «….el incumplimiento de dicha obligación por la entidad financiera podría dar lugar, en su caso, a la anulabilidad del contrato por error vicio en el consentimiento, o a una acción de indemnización por incumplimiento contractual, para solicitar la indemnización de los daños provocados al cliente por la contratación del producto a consecuencia de un incorrecto asesoramiento«.

 

Como ya te hemos informado en otro artículo, la acción de anulabilidad ha caducado siendo la vía que tienes disponible la de reclamación de daños y perjuicios.

2.- Omisión del deber de recabar información sobre el perfil de los clientes. Perfil inversor.

 El propio banco calificó los Valores Santander como producto amarillo.

Según el Manual de Procedimientos del banco, el producto amarillo es un producto complejo que “puede” destinarse a los minoristas siempre que quede acreditado el perfil inversor del cliente.

Es decir, la entidad debe asegurarse de que el cliente tiene experiencia inversora antes de contratar el producto, en cumplimento de lo dispuesto en la LMV.

Cuanto menor sea la experiencia inversora del cliente mayor debe ser el esfuerzo de la entidad a fin de que aquel comprenda adecuadamente las características y riesgos de los Valores Santander.

Son también reiteradas las resoluciones de nuestros Tribunales que manifiestan que el banco, en la contratación de los Valores Santander, no determinó el perfil de inversor, exigido por la normativa aplicable, de sus clientes minoristas.

Simplemente, se limitó a ofrecer la compra de Valores Santander a cualquier cliente, que tuviera una considerable cantidad de ahorros, sin reparar en su experiencia inversora.

Se trataba de clientes que eran vulnerables en la contratación de este producto de alto riesgo, entre ellos pensionistas o jubilados.

En palabras de nuestro Alto Tribunal, es un hecho pacifico que, en las operaciones de compra de Valores Santander se incorporaba una clausula cuyo tenor literal decía:

 

“El cliente declara que ha sido informado por Banco de Santander de que, para la realización de esta operación, el banco no tiene obligación de evaluar la conveniencia o adecuación de la misma a su perfil de cliente, atendiendo a sus conocimiento y experiencia sobre el producto o instrumento financiero a que se refiere…”

 

Al respecto, dice la Sentencia 526/2018 de 23 Marzo de 2018 del Tribunal Supremo:

“….Esta leyenda incorporada a todas las transacciones evidencia que la conducta del Banco fue la contraria a la que le imponía, no sólo la Ley 47/2007, sino la misma LMV en su redacción anterior. El Banco afirma que su incorporación a las transacciones se debió a un error informático, y que en realidad cumplió con la Ley, extremo que no acredita como se observa en los apartados siguientes..”

 

En cualquier caso, según jurisprudencia reiterada del Tribunal Supremo (SSTS núm. 244/2013, de 18 de abril, 769/2014, de 12 de enero de 2015, y 489/2015, de 15 de septiembre:

 

“…la actuación en el mercado de valores exige un conocimiento experto”

  

3.- Incumplimiento del deber de información al cliente minorista.

Como hemos indicado anteriormente, la venta de los Valores Santander debió estar precedida de una clara y detallada información por parte de la entidad.

En el momento de la contratación, según las exigencias legales:

“….debía suministrarse una explicación de las características del producto y de los riesgos inherentes al mismo, de manera detallada para que el cliente pueda tomar decisiones de inversión fundadas».

La complejidad de los Valores Santander exigía que el banco informara diligentemente a los clientes.

Debió explicar, con ejemplos claros, el funcionamiento del producto y los concretos riesgos que asume el cliente.

Entre otros, el riesgo de pérdida de capital, como efectivamente ocurrió.

Uno de los fundamentos clave en que nuestros Tribunales se basan para dar la razón a los clientes que reclaman Valores Santander es que:

La entidad no explicó, en absoluto, las condiciones en las que se iba a realizar el canje por acciones, ni los riesgos de pérdida del capital que ello conllevaba. 

 

Traemos a colación la Sentencia de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife de 27 de julio de 2015, que dispone:

 

                “ TERCERO: “…por mucho que (por el banco) se pretenda presentar su contenido (el del folleto) como una explicación clara del producto, no se encuentra redactado en términos tales que pudiera ser suficiente, por sí mismo y por sí solo, … los términos en que están redactados no es fácilmente comprensible para una persona de formación media (incluso este tribunal, de no haber obtenido las explicaciones del producto por medio de escritos de alegaciones  habría tenido alguna dificultad su exacta significación, y percatarse de los riesgos de la operación, …la relativa al canje y conversión de los bonos). Basta con examinar los términos en que se encuentran redactados los ejemplos de los escenarios posibles (en el folleto) para comprobar esa dificultad, sobre todo si el lector es una persona de escasa formación. “

 

En consecuencia, conforme a la jurisprudencia expuesta, puedes ejercitar una acción de indemnización de daños y perjuicios basada en:

  • Ausencia de un adecuado asesoramiento financiero, al tratarse de un producto ofrecido y contratado por la propia entidad.
  • Incumplimiento del deber de acreditar el perfil inversor del consumidor, dado que es un producto complejo difícil de entender si se carecen de conocimientos específicos.
  • Incumplimiento de los deberes de información clara, precisa y con la suficiente antelación de los riesgos inherentes al producto ofertado.

 

Todo ello, ha ocasionado a los minoristas perdidas en su inversión.

No olvides que el plazo para ejercitar esta acción es de 15 años.

 Si invertiste en Valores Santander, estas a tiempo de obtener una solución.

Contacta con nosotros.

Para reclamar los Valores Santander hay un plazo de prescripción del que te hablamos en este artículo.

Por tanto, si fuiste inversor en Valores Santander presta atención a todo lo que te comentamos a continuación.

En nuestro artículo “Valores Santander: Reclama daños y perjuicios” te dimos a conocer una buena noticia:

Los Tribunales abren una nueva vía de reclamación para los afectados por los Valores Santander: la indemnización de daños y perjuicios.

 

¿Qué ha ocurrido con los Valores Santander?

El Banco de Santander fue el encargado de ofrecer los Valores Santander a sus clientes, explicarles en qué consistían y posteriormente formalizar el contrato.

La entidad financiera estaba obligada a realizar un servicio de asesoramiento financiero adecuado a sus clientes.

Sin embargo, la entidad NO  cumplió estas obligaciones de asesoramiento impuestas en la Ley del Mercado de Valores.

Como consecuencia de dicho incumplimiento:

 

  • La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) considera los Valores Santander como un producto complejo, no adecuado para clientes sin conocimientos financieros.

Por ello, la CNMV impuso dos multas a la entidad financiera:

1.- Una por Infracción grave a la Ley del Mercado de Valores (LMV).

Basada en la falta de información necesaria a los clientes en el proceso de suscripción de la emisión de Valores Santander

2.- Otra por falta muy grave también a la LMV

Debido al incumplimiento de algunas de las obligaciones que regulan la relación entre banco y cliente.

Recientemente el Tribunal Supremo en Sentencia 526/2018 de 23 de marzo de 2018, Sala de lo Contencioso-administrativo, ha confirmado estas sanciones.

 

Un producto que requiere de un asesoramiento adecuado y previo a la contratación.

Los Tribunales españoles han manifestado reiteradamente que:

 “la información facilitada NO advirtió de forma clara y diáfana los riesgos que entrañaba la inversión en Valores Santander”. 

Por esta razón, vienen admitiendo la reclamación de daños y perjuicios sufridos por la inversión en Valores Santander.

 

Fundamento de la reclamación de daños y perjuicios

Esta reclamación se basa en el incumplimiento por parte del banco de los rigurosos deberes de información al cliente minorista antes de la contratación.

Nuestro Alto Tribunal basa la responsabilidad de la entidad financiera en:

“…el incumplimiento grave de aquellos deberes y obligaciones contractuales de información al cliente y de diligencia y lealtad respecto del asesoramiento financiero…”

La jurisprudencia del TS acepta la indemnización por responsabilidad contractual por defectuoso asesoramiento en la comercialización de productos financieros complejos.

Nuestros Juzgados y Tribunales están admitiendo la acción de indemnización de daños y perjuicios por falta de información precontractual en la compra de valores.

 

En consecuencia, ¿Que plazo tengo para reclamar Valores Santander?

El plazo aplicable es el de prescripción del artículo 1964 del Código Civil, de conformidad con la D.T. 5ª de la Ley 42/2015, en relación con el artículo 1939 del C.c.

Por tanto, el plazo para reclamar daños y perjuicios por los Valores Santander es el de 15 años.

En este sentido se pronuncia, entre otros, el Juzgado de Primera Instancia 1 de Santander, en Sentencia 157/2018 de 29 de junio:

“….podemos decir que a día de hoy el sentir mayoritario de la jurisprudencia es el que considera que el plazo de prescripción (…) aplicable a la acción de responsabilidad es el de 15 años que establecía con carácter general para el ejercicio de las acciones personales en el artículo 1.964 del Código Civil…”

¿Desde que fecha se cuenta este plazo?

Dicho plazo se empieza a contar desde la fecha de la suscripción de los Valores Santander, año 2007.

¿Que alega la entidad financiera sobre el nuevo plazo para reclamar Valores Santander?

La entidad financiera en oposición a esta vía de reclamación de daños y perjuicios sostiene que el plazo ha prescrito.

Se basan en el artículo 945 del Código de Comercio que dispone que

«La responsabilidad de los agentes de Bolsa, corredores de comercio o intérpretes de buques, en las obligaciones que intervengan por razón de su oficio, prescribirá a los tres años».

 

Sin embargo, la jurisprudencia mayoritaria considera que ese plazo de prescripción de 3 años no es aplicable al caso que nos ocupa.

La actuación del Banco no es equiparable a la que tenían los Agentes de Bolsa, pues al colocar sus propios productos (en este caso los Valores Santander) no lo hace como mediador de nadie.

Conclusión: Hasta el año 2022 puedes reclamar daños y perjuicios por tu inversión en Valores Santander.

 

Estas a tiempo, recupera tu dinero. Contacta con nosotros y te asesoraremos.

Tenemos una buena noticia para los inversores en Valores Santander:

Los juzgados y tribunales españoles están admitiendo la indemnización de daños y perjuicios sufridos por la inversión.

Seguro que has oído que ya no se pueden reclamar los Valores Santander porque ha caducado la acción de nulidad.

A pesar de ello, a través de esta nueva vía de reclamación,  estás a tiempo de ser indemnizado.

Te explicamos en que se han basado los tribunales españoles para dar, una vez más, la razón a los consumidores.

 

¿Cómo se han planteado las demandas judiciales hasta ahora?

El fundamento principal de las reclamaciones  de Valores Santander es la falta de asesoramiento previo y  detallado  al contratar el producto.

La mayoría de afectados por los Valores Santander que, hasta la fecha han reclamado judicialmente, ejercitaron dos acciones:

  • Acción principal: Nulidad o anulabilidad por vicio del consentimiento.
  • Acción subsidiaria (para el supuesto de no ser admitida la anterior): Indemnización de daños y perjuicios.

¿Ha caducado la acción de nulidad?

 La que, hasta ahora, se venía formulando como acción principal (nulidad por vicio del consentimiento) tiene un plazo de caducidad de 4 años.

Dicho plazo se empieza a contar desde la fecha en que los Valores Santander se convirtieron en Acciones Santander: 4 de octubre de 2012

En consecuencia, la acción de nulidad está caducada desde el 4 de octubre de 2016.

Por esta razón habrás oído decir que ha caducado la acción para reclamar los Valores Santander.

 

¿Qué ha ocurrido con la acción subsidiaria de indemnización de daños y perjuicios?

 

En base a lo expuesto, si la demanda se presentó después del día 4 de octubre de 2016, los juzgados desestiman la acción principal de nulidad al estar caducada.

Pero tranquilo, son muchos los tribunales españoles que han estimado la acción subsidiaria de indemnización de daños y perjuicios.

  • ¿En que se basan los juzgados para admitir la indemnización de daños y perjuicios?

Se basan en la falta de asesoramiento adecuado por parte del banco a los clientes minoristas en la fase de suscripción de los valores. Es decir, que el banco no facilitó al cliente toda la información necesaria para tomar una decisión consciente de los riesgos de la contratación de Valores Santander.

 

  • ¿Cuál es la consecuencia de la ausencia de información precontractual?

La indemnización al inversor perjudicado de los daños y perjuicios sufridos.

 

Concretamente, la Sentencia 51/2018 de 20 de marzo de 2018 de la Audiencia Provincial de Badajoz dispone:

 

“La indemnización por responsabilidad contractual por defectuoso asesoramiento en la comercialización de productos financieros complejos está ya aceptada de modo pacífico por la jurisprudencia del Tribunal Supremo. Por citar una de las recientes, nos podemos remitir a la sentencia 81/2018, de 14 de febrero.

Se acepta que el incumplimiento de los deberes de información por la entidad financiera puede dar lugar no solo a la anulabilidad del contrato por error vicio en el consentimiento, sino también a una indemnización por incumplimiento contractual. Aunque no es motivo para la resolución, sí puede justificar, con fundamento en los artículos 1101 y 1106 del Código Civil, una indemnización por los daños provocados al cliente por la contratación del producto a consecuencia de una incorrecta información precontractual o un indebido asesoramiento”.

Quiere esto decir que ¿puedo reclamar daños y perjuicios si todavía no lo he hecho?

 

, estas a tiempo de reclamar los perjuicios sufridos por tu inversión en Valores Santander.

Esta nueva vía abierta por los tribunales, te permite ejercitar una acción de indemnización de daños y perjuicios por incumplimiento de los deberes de información por parte del banco.

Aunque tu entidad te diga que recibiste información adecuada y fuiste debidamente asesorado al invertir en Valores Santander, RECLAMA. Recupera ahora el dinero invertido en Valores Santander.

Nuestros tribunales han manifestado reiteradamente que la información facilitada NO advirtió de forma clara y diáfana los riesgos que entrañaba la inversión en Valores Santander. 

No lo dejes para más tarde. Contacta con nosotros e iniciaremos los trámites para solicitar la indemnización que te corresponda por la inversión en Valores Santander.

Si en el año 2007 buscabas un producto rentable para depositar tu dinero en un plazo fijo seguro y compraste en el Banco Santander (lo que se denomina VALORES SANTANDER), te interesa seguir leyendo este artículo.

Ya te adelantamos que, en palabras de nuestro Tribunal Supremo “los Valores Santander merecen la calificación de complejos y arriesgados”

Seguramente, cuando fuiste a tu entidad para preguntar por algún plazo fijo o producto con el que asegurarte una buena rentabilidad, te ofrecieron los llamados Valores Santander.

Probablemente, confiado en que estabas operando con una fuerte entidad bancaria, lo que no ponemos en duda, te decidiste por adquirir este producto tan complejo sin conocer los riesgos que, realmente, entrañaba.

La operación se calificó como “emisión dirigida a minoristas” cuando, en realidad, es un producto financiero que requiere de un alto grado de experiencia como inversor.

Sin embargo, en su mayoría, los inversores fueron particulares, sin experiencia alguna en la materia y sin intención de hacer una inversión compleja poniendo en riesgo su dinero.

Si invertiste tus ahorros en este producto y, en el momento de la contratación, no se realizó por parte de la entidad un estudio detallado de tu perfil como inversor, ni fuiste debidamente informado de los riesgos que conlleva, estas en tú derecho de reclamar la devolución de la inversión realizada.

¿Qué eran los Valores Santander?

Podemos comenzar diciendo que se trataba de un préstamo de 7.000 millones de euros que el Banco de Santander solicitaba a sus clientes para financiar la compra del banco holandés ABN AMRO.

El Consorcio bancario formado por Banco de Santander, Royal Bank of Scotland y Fortis lanzó una oferta pública para la adquisición de la entidad financiera ABN AMRO.

El Banco de Santander, para financiar esta operación, emitió un producto denominado “Valores Santander” el 04 de octubre de 2007.

Dicho producto consistía en bonos convertibles en acciones del Banco de Santander.

¿Cómo se comprometió Banco Santander a devolver este préstamo?

La emisión de este producto estaba directamente vinculada al resultado de la operación de compra de la entidad ABN AMRO:

a) Si la compra no se realizaba, los Valores Santander se hubieran amortizado un año después, el 4 de octubre de 2008, devolviendo a quienes hubieran adquirido dichos Valores el importe invertido más un interés fijo del 7,30%.

b) Si se efectuaba la adquisición de ABN AMOR, como realmente ocurrió, los valores emitidos se convertían en obligaciones necesariamente convertibles en acciones de Banco de Santander a un precio fijado el día de su contratación.

¿Cuál sería la retribución de dichas obligaciones?

Dichas obligaciones devengarían:

  • un interés fijo del 7,30% el primer año y
  • un interés variable del 2,75% más el Euribor en los años sucesivos, hasta su necesaria conversión en acciones.

¿Cuándo se produciría la conversión de las obligaciones en acciones?

Una vez convertidos los Valores Santander en obligaciones, la conversión en acciones se produciría:

  • Voluntariamente, a solicitud del inversor anualmente.
  • Obligatoriamente, transcurridos 5 años desde la emisión del producto, en octubre de 2012.

¿Cuáles son los riesgos de este producto?

  1. En primer lugar destacar, que se trata de un producto complejo que requiere una alta experiencia como inversor financiero.
  2. En la mayoría de los casos no se facilitó la información adecuada para conocer con exactitud el riesgo que el inversor asumía.
  3. Llegado el vencimiento no se devuelve al inversor el capital invertido, sino acciones.
  4. El valor de la acción estaba fijado el día de su contratación. Esto significa que el valor de la acción no será el precio de mercado a la fecha de vencimiento, sino el que tenía el día de su adquisición.

¿Qué ocurrió a la fecha de vencimiento el 4 de octubre de 2012?

El valor de la acción se fijó en 12,96 euros cada una. El día 4 de octubre de 2012 las acciones cotizaban a menos de 6 euros la acción.

En consecuencia, el cliente cobró con acciones sobre valoradas perdiendo dinero.

¿Podemos recuperar tu dinero?

Si has sido uno de los inversores afectados por este producto tan complejo, no tienes una formación financiera adecuada, puedes recuperar tu dinero.

En un próximo artículo entraremos de lleno en las formas de reclamación y acciones judiciales.

No dudes en contactar con nosotros, somos expertos en derecho bancario.