Blog

Consumidor o empresario: ¿ Quién puede reclamar la clausula suelo ?

¿Tienes hipoteca con cláusula suelo y quieres solicitar la nulidad para recuperar lo pagado de más?

En este artículo te ayudamos a saber quién puede reclamar la clausula suelo según firmes la hipoteca como consumidor o empresario. Además, podrás entender si en tu caso has intervenido como consumidor o como empresario, ya seas persona física o persona jurídica.

Si todavía no sabes si tu escritura de hipoteca tiene clausula suelo pincha en este enlace 3 formas de saber si tienes clausula suelo.

¿Quién puede reclamar la clausula suelo?

Lo primero que debemos saber es que para solicitar la nulidad de la clausula suelo por infracción de la normativa de protección del consumidor el demandante tendrá que ser consumidor o usuario.

Por eso es muy importante saber diferenciar cuándo estamos ante un consumidor y cuando ante un empresario.

¿Qué se entiende por consumidor?

El concepto de consumidor se recoge en la normativa de protección de consumidores y usuarios:
La Ley 26/1984, General para la Defensa de Consumidores y Usuarios, anterior al TRLGCU, dispone en su artículo 1 apartado 2:

«A los efectos de esta Ley, son consumidores o usuarios las personas físicas o jurídicas que adquieren, utilizan o disfrutan como destinatarios finales, bienes muebles o inmuebles, productos, servicios, actividades o funciones, cualquiera que sea la naturaleza pública o privada, individual o colectiva de quienes los producen, facilitan, suministran o expiden».

El actual Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias (TRLGCU), aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, en su artículo 3, establece el concepto general de consumidor y usuario:

“A efectos de esta norma y sin perjuicio de lo dispuesto expresamente en sus libros tercero y cuarto, son consumidores o usuarios las personas físicas o jurídicas que actúan en un ámbito ajeno a una actividad empresarial o profesional.”

Concepto de empresario:

Se define como tal a toda persona física o jurídica, ya sea privada o pública, que actúe, incluso a través de otra persona en su nombre o siguiendo sus instrucciones, con un propósito relacionado con su actividad comercial, empresa, oficio o profesión.

Pasamos a concretar los conceptos para una mayor claridad:

¿Sólo las personas físicas son consumidores?

La respuesta es NO.

El concepto de consumidor y usuario engloba a:

– las personas físicas que actúen con un propósito ajeno a su actividad comercial, empresarial, oficio o profesión

– las personas jurídicas y las entidades sin personalidad jurídica que actúen sin ánimo de lucro en un ámbito ajeno a una actividad comercial o empresarial.

Así, tanto unas como otras, pueden intervenir como consumidores en una operación hipotecaria.

¿Todas las personas físicas son consumidores?

La respuesta también es NO.

Una persona física que desarrolla una actividad empresarial, comercial o profesional puede solicitar un préstamo hipotecario con un propósito relacionado con su actividad, en cuyo caso tendrá la consideración de no consumidor.

¿Cuál es la clave para saber si una persona física o jurídica interviene como consumidor en una hipoteca?

Si se ejercita una acción de nulidad de condición general de contratación, como sería la cláusula suelo, lo determinante no es la naturaleza del bien que sirve de garantía al préstamo, sino la finalidad del préstamo.

Es decir, cuando el préstamo tiene como finalidad el uso personal y consumo propio tendremos la consideración de consumidores, ya seamos una persona física o jurídica.

Por el contrario, si el préstamo está vinculado a nuestra actividad empresarial o profesional no seremos consumidores, en cualquier caso.

Por ejemplo, si una persona física adquiere un inmueble para destinarlo a vivienda habitual será claramente consumidor.

Ahora bien, si una persona física adquiere el inmueble para destinarlo a su actividad profesional (consulta médica, bufete de abogados, farmacia, panadería, taller…) no tendrá la consideración de consumidor y, en consecuencia, no le será de aplicación el bloque normativo de defensa de los consumidores.

Por otro lado, cuando una empresa (persona jurídica), compra un inmueble como vivienda de su titular, la operación estará sujeta a la normativa de consumidores y usuarios.

Aunque la hipoteca se constituya a favor de una persona jurídica, si el titular acredita que la vivienda adquirida y gravada con hipoteca es su residencia, será considerado consumidor.

Por el contrario, si destina la vivienda a ser el domicilio de la sociedad, por ejemplo, no será merecedor de la protección que brinda la normativa sobre consumidores y usuarios.

En este sentido, el Auto del TJUE de 19 de noviembre de 2015 y la sentencia del TS de 3 de junio de 2016 indica «de acuerdo con la doctrina contenida en la STJUE de 3 de septiembre de 2015, para decidir si el contrato está sujeto a la normativa de consumidores, lo relevante es el destino de la operación y no las condiciones subjetivas del contratante».

Si has comprobado que en tu escritura de hipoteca existe clausula suelo, ahora deberás comprobar el destino o finalidad de tu hipoteca para entablar con éxito una acción de nulidad de la cláusula suelo.

En Rodriguez&Hermosilla te ayudamos a estudiar tu hipoteca y analizar las posibilidades de defensa y reclamación con total garantía de éxito, estamos especializados en derecho bancario.

Solicita tu consulta gratuita aquí: Solicitar estudio gratuito de mi hipoteca.

Call Now Button