Hipoteca multidivisa prueba con éxito la nulidad de la cláusula multidivisa y recupere su dinero:

Nos resulta interesante abordar un tema que puede preocupar a los afectados por la hipoteca multidivisa: ¿cómo probar la nulidad parcial de la cláusula multidivisa?

Comenzamos enumerando los extremos que deben ser probados por el prestatario para el éxito de la pretensión de nulidad parcial de la hipoteca multidivisa:

  • La condición de consumidor.

Para que sea aplicable la normativa protectora de consumo es relevante que el prestatario tenga la consideración de consumidor.

La clave para saber si hemos intervenido en la escritura de hipoteca multidivisa como consumidores, no es la naturaleza del bien que sirve de garantía al préstamo, sino la finalidad del préstamo. Siendo, en consecuencia, indiferente que el prestatario sea persona física o jurídica pues de lo que se trata, en definitiva, es de destinar el préstamo al consumo propio.

Si quieres conocer más sobre la condición de consumidor, te invitamos a visitar nuestro artículo “Consumidor o empresario: ¿quién puede reclamar la cláusula suelo?”.

¿Cómo acreditar la condición de consumidor?

Por regla general, en la escritura de préstamo hipotecario se refleja la finalidad del mismo.

Por tanto, este extremo se podrá acreditar mediante la presentación de dicho documento público.

En el supuesto de no constar la finalidad de la hipoteca en la escritura (por ejemplo adquisición de vivienda habitual) debemos acreditar que el préstamo no se ha destinado a una actividad empresarial o profesional.

Bastará para ello con aportar un certificado de empadronamiento en el que conste que el inmueble hipotecado constituye nuestra residencia habitual o una certificación de bienes del Registro de la Propiedad que acredite que dicho inmueble es vivienda habitual o segunda residencia.

  • Nivel de conocimientos financieros del prestatario.

La hipoteca multidivisa es un producto de alto riesgo dirigido a clientes con elevados conocimientos financieros, pues la fluctuación de la divisa contratada puede poner en riesgo la capacidad del prestatario para afrontar el pago de las cuotas hipotecarias.

Para el éxito de la pretensión de nulidad, es importante acreditar que nuestro nivel de conocimientos financieros es insuficiente para conocer, sin la adecuada información previa, dicho riesgo.

El nivel de conocimientos medios lo establece la Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de noviembre de 2017 al decir:

«Un consumidor medio, normalmente informado y razonablemente atento y perspicaz, puede conocer que las divisas fluctúan y que, en consecuencia, las cuotas de un préstamo denominado en divisa extranjera pero en el que los pagos efectivos se hacen en euros pueden variar conforme fluctúe la cotización de la divisa.»

Llegados a este punto, la profesión y el nivel de estudios del prestatario determinará si sus conocimientos financieros están o no dentro de esa media.

En cualquier caso, aun cuando el perfil de conocimientos financieros del consumidor sea más elevado, las posibilidades de éxito de la reclamación, aunque más complejas, son perfectamente viables.

Tal y como ha ocurrido en el caso de la nulidad de la cláusula suelo. Habida cuenta que la entidad bancaria deberá demostrar que ha cumplido con sus obligaciones de información, como veremos más adelante.

Al respecto añade la citada Sentencia del Tribunal Supremo:

“….Pero no necesariamente puede conocer, sin la información adecuada, que la variación del importe de las cuotas debida a la fluctuación de la divisa puede ser tan considerable que ponga en riesgo su capacidad de afrontar los pagos.”

Por su parte, la entidad bancaria deberá acreditar para impedir el éxito de la reclamación:

  1. La existencia de una condición general de la contratación relativa a la cláusula multidivisa.

Será la entidad bancaria quien deberá acreditar la existencia de una negociación individual sobre el funcionamiento de la cláusula multidivisa, mediante la aportación de ofertas facilitadas al cliente.

2. La ausencia de información previa y suficiente de la entidad bancaria.

Se trata de una cuestión determinante para conseguir la nulidad parcial de la cláusula multidivisa.

Aunque, en principio, debería ser probada por el consumidor, pues fundamenta su pretensión, la carga de la prueba de la obligación de informar adecuadamente al cliente recae sobre la entidad financiera.

Y ello por dos razones:

a) Se trata de probar un hecho negativo (falta de información), de imposible prueba.

b) La entidad bancaria es la única que puede acreditar exactamente la información que ha facilitado al cliente en la fase precontractual.

La reiterada Sentencia de 15 de noviembre de 2017 señala con rotundidad:

“…es esencial que la información que el banco dé al cliente verse sobre la carga económica que en caso de fluctuación de la divisa le podría suponer, en euros, tanto el pago de las cuotas de amortización como el pago del capital pendiente de amortizar al que debería hacer frente en caso de vencimiento anticipado del préstamo.

También debe ser informado de la trascendencia que para el ejercicio de la facultad de vencimiento anticipado del préstamo por parte del banco tiene la devaluación, por encima de ciertos límites, del euro frente a la divisa extranjera, porque supone también un serio riesgo para el consumidor que, pese a no haber incurrido en incumplimiento contractual, se vería obligado a devolver de una sola vez todo el capital pendiente de amortizar.”

Si quiere iniciar los trámites para reclamar la nulidad de la cláusula multidivisa de su hipoteca, le ofrecemos el adecuado asesoramiento como expertos que somos en derecho bancario.

© 2018 Copyright Aviso Legal - Política de Privacidad - All Rights Reserved

logo-footer