Blog

Cláusula suelo en hipotecas con doble finalidad (propio y profesional).

Clausula suelo en hipotecas con doble finalidad: crédito hipotecario destinado a ámbito particular y profesional ¿puedo reclamar la clausula suelo?

En su día el banco te dio una hipoteca y con el crédito obtenido financiaste la rehabilitación de tu vivienda familiar y con el sobrante decidiste saldar una deuda del negocio.

Si solicitaste una hipoteca para destinar el importe obtenido a tus necesidades personales y también a tu actividad comercial o profesional te interesa continuar leyendo.

Estás aquí porque intuyes o sabes a ciencia cierta que tu banco te aplicó la conocida cláusula suelo y quieres saber si puedes reclamar por ello.

¿Te preguntas cuándo es nula la cláusula suelo? ¿En qué casos puedes reclamar?

Una de las premisas para que ésta cláusula sea declarada nula y tengamos derecho a la devolución de lo pagado de más es la condición de consumidor.
Es decir, que quien reclama haber padecido abuso en la contratación debe ser necesariamente un consumidor.

Ya os adelantamos en el artículo Consumidor o empresario: ¿Quién puede reclamar la cláusula suelo? que lo determinante para saber si actuamos como consumidores o no es conocer el destino que damos al dinero del préstamo, es decir la finalidad del préstamo.

Por tanto, si destinamos el dinero en su totalidad a nuestro consumo propio es claro que actuamos como consumidores.

Ahora bien, ¿qué ocurre si además destinamos parte del dinero de la hipoteca a una actividad profesional o comercial? ¿Estamos amparados por la normativa protectora de consumidores y usuarios?

Nuestra legislación no contiene norma expresa que resuelva esta cuestión.

Ni el artículo 1 de la Ley General de Consumidores de 1984, ni el actual artículo 3 del TRLGDCU de 2007 contemplan específicamente este supuesto.

Por su parte, la normativa comunitaria y la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea han venido considerando que cuando el destino profesional o comercial del préstamo no sea predominante el prestatario deberá ser considerado como consumidor.

En consecuencia, será aplicable la normativa protectora de consumidores y usuarios.

¿Cuál es el criterio de nuestro Tribunal Supremo?

El prestatario será consumidor si el objeto profesional no predomina.

Este criterio es el recogido por el Tribunal Supremo en la Sentencia 224/2017, de 5 de abril:

“Cuando no resulte acreditado claramente que un contrato se ha llevado a cabo de manera exclusiva con un propósito ya sea personal, ya sea profesional, el contratante en cuestión deberá ser considerado como consumidor si el objeto profesional no predomina en el contexto general del contrato”.

Por tanto, en los préstamos con doble finalidad (consumo propio y profesional) debemos analizar el destino predominante del contrato:

– Si el destino predominante no es la satisfacción de una finalidad empresarial o profesional, tendremos la consideración de consumidor.

Es decir, seremos consumidores o usuarios si la mayor parte del dinero del préstamo la destinamos al consumo propio.

Por ejemplo, si solicitamos un préstamo hipotecario para rehabilitar nuestra vivienda familiar y con una pequeña parte del dinero saldamos una deuda de nuestro negocio, seremos consumidores.

– Por el contrario, si la mayor parte del dinero obtenido lo destinamos a una actividad comercial o profesional, no tendremos la cualidad de consumidores ni estaremos amparados por la normativa protectora.

Por ejemplo, si pedimos un préstamo para rehabilitar un edificio y dedicarlo a nuestro negocio inmobiliario y una pequeña parte del dinero la empleamos en el consumo propio, no seremos consumidores.

¿A quién corresponde acreditar el destino predominante del préstamo?

La entidad financiera será quien deba acreditar que la finalidad predominante del préstamo es la profesional o comercial.

Si no consigue acreditar dicho extremo, se entenderá que la finalidad del préstamo es personal y será aplicable la doctrina protectora de consumidores y usuarios.

En definitiva, cuando no se pueda acreditar que el préstamo se ha destinado claramente a un propósito personal ni profesional, el contratante deberá ser considerado consumidor.

Si has contratado un préstamo con doble finalidad y tienes clausula suelo no te quedes con la duda. Contacta con nosotros y estudiaremos tu caso, somos expertos en derecho bancario desde hace más de 35 años.

Call Now Button